El cuerpo, la salud y la postmodernidad. La nueva discriminación trampa, la gordofobia.

 

Dedicaré ésta entrada a hablar sobre temas tan poco relacionados aparentemente como la belleza, la supervivencia o la salud. En mi opinión y actualmente está así considerado por la comunidad científica, la belleza es  instintiva y no cultural, cultural es la ornamentación con que se cubra el rostro o el cuerpo.


Aclaración previa:  El cuerpo, el comportamiento y el atractivo sexual.

Desde una visión puramente biológica, los humanos consideramos hermoso aquello que aparenta características asociadas a la salud. Las piernas son uno de los  mejores marcadores, por su importancia en las largas travesías de  nuestros antepasados. Otro gran marcador es el cuello, instintivamente asociamos un cuello grueso con mayores niveles de testosterona, por tanto de musculatura  en todo el cuerpo y por ello  con mayor fuerza en conjunto. Otro rasgo son las  mandíbulas, con una  relación cercana a la del cuello antes mentada. Un último rasgo que puedo mencionar es la anchura de caderas, asociada con mayores niveles  de estrógenos si son grandes  y menores sin son pequeñas.

En un sentido evolucionista, no solemos preferir a los individuos con rasgos andróginos ni tampoco débiles; sí preferimos, en cambio,  a quienes tienen cuerpos desarrollados dentro de su dimorfismo sexual y a quienes presentan cuerpos robustos. Por desconocimiento solemos creer que el dimorfismo sexual humano se limita al vello, las proporciones y distribución de grasa/músculo, los genitales, la longitud de las cuerdas vocales y la unión de cadera, que es diferente para dar lugar a los partos. Pero hay diferencias por todo el cuerpo:

Huesos.png

Con el fin de aumentar el atractivo sexual las personas adoptan diferentes estrategias. Estrategias físicas, en las que demostrar capacidades básicas como la fuerza o la velocidad. Estrategias intelectuales, en las que se demuestre conocimiento o capacidad para adaptarse y por tanto  una genética que interesa pasar a la descendencia Estrategias sociales como los rumores, las manipulaciones  o  las luchas de poder en los grupos, pues quien  venza de dichas disputas  consigue cierto magnetismo asociado al poder dentro de la tribu. Estrategias  económicas o políticas etc… .

En un sentido evolutivo cualquier estrategia es válida. Las “cepas” de humanos que triunfaron reproductivamente han hecho que nos atraigan más ciertos rasgos. Éstas cuestiones son previas a la cultura,  por ello no dependen de la sociedad en que nos basemos. Podemos encontrar las estrategias antes mentadas en cualquier tribu estudiada o en cualquier sociedad moderna o pasada. Cualquier vínculo  humano como la amistad, el amor familiar o extrafamiliar, incluso la identidad tribal  previa al patriotismo responden a instintos que permitieron sobrevivir a los antepasados que los tenían, no se pueden abolir ya que son parte de la condición humana.

No obstante las personas podemos crear tendencias poco lógicas  instintivamente hablando. Por ejemplo, no tiene mucho sentido el ayuno; para un omnívoro oportunista cualquier oportunidad de alimentarse es buena y restringirlas por cuestiones culturales,  religiosas o estéticas parece extraño. De igual manera podemos llegar  a ver hermosos los cuerpos con  niveles descomunales de hipertrofia muscular o por el contrario, de volumen  en grasa; esto claro, serán la minoría de casos, pero sí ,existirán. Como veremos después, puede incentivarse el apego por  cánones  de belleza difíciles de alcanzar, bien por su  delgadez, robustez o como  en este caso, abundancia en  grasa,  con campañas mediáticas prolongadas, que alteren la conciencia para amoldar el mercado a nuevos productos.


Cifras del sobrepeso .

Gordofofia es un neologismo que significa “fobia a la gordura”. Si bien alguien que recomienda no llegar a puntos insalubres de porcentaje de grasa no sería considerado gordófobo, por rigor en la definiciónsí puede en cambio recibir el apelativo por parte de cada vez mayores sectores de la sociedad. Veamos antes qué es el sobrepeso:

Porcentaje-de-grasa-corporal-tablas-de-valores.jpg

En cifras de la Organización Mundial de la Salud:

“Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo. En 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos. En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas. La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal. En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos. En 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso u obesidad.  La obesidad puede prevenirse”.

“Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como las siguientes:

  • las enfermedades cardiovasculares (principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), que fueron la principal causa de muertes en 2012;
  • la diabetes;
  • los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante), y
  • algunos cánceres (endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon).

El riesgo de contraer estas enfermedades no transmisibles crece con el aumento del IMC.

La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Sin embargo, además de estos mayores riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultades respiratorias, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y presentan marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.


La “gordofobia”.

Podemos acordar, sin mucha dificultad, que los mayores argumentos en contra de cualquier grado de sobrepeso son clínicos. ¿Por qué hay que utilizar términos políticos como “cuerpo normativo” cuando hablamos de salud?.

KMymchaQWilfPTM-800x450-noPad.jpg

“Existe un miedo a engordar que se encuentra impregnado en las sociedades occidentales y es explotado por la industria alimentaria, la deportiva y la textil. Los cánones de belleza occidentales se encuentran en las antípodas de la obesidad. Esta es una de las principales luchas del movimiento “Bodypositive”, que pretende acabar con la aversión hacia los cuerpos gordos en la industria de la moda y empoderar a aquellas personas que no estén a gusto con sus cuerpos. Una de las consecuencias de este movimiento es el auge de las modelos “curvy”, chicas con sobrepeso que han entrado en el mundo de la moda porque en las pasarelas han empezado a interesarse en trabajar con ellas para abarcar nuevos nichos de mercado.”

https://www.sinfiltros.com/denuncia/gordofobia-20190109.html

Seamos sinceros, no hay razón en hacer ver bello un  cuerpo con sobre peso. Hay una profunda obediencia, ya que son los tipos de cuerpos que  se están imponiendo y para los que cada vez  se produce y vende más ropa.

En medio de una proliferación de problemas de movilidad, respiración, cardiovasculares, articulares, de autoestima etc… debido en gran parte al aumento del sobrepeso, la gordofobia se alza como preocupación fácil, como problema de aficionados mientras tenemos un auténtico problema de salud pública entre manos. El primer  mundo es experto en entretenerse con consuelos similares. ¿Por qué afrontar el que cada vez haya más personas que pierden la salud por la dieta y el estilo de vida, cuando podemos simplemente incidir en que la gordura está mal vista  e intentar  que no lo esté?.

Si a esto le sumanos la manipulación al hablar con términos como  “tallas  grandes” o “no normativos” entenderemos que son palabras vacías. ¿Una talla  grande lo  es con independencia del Índice de masa?. ¿Es lo  mismo pesar  80 kg midiendo 1,8 m que 1,65m? ¿Qué es una talla grande, una modelo atractiva pero  con más kg de lo habitual, o una persona normal que se sofoca para llegar a la tienda más cercana?.

https://www.nytimes.com/es/2017/10/26/francia-sobrepeso-gabrielle-deydier/


Confusión entre no discriminar  y no ser realista.

La usuaria  de Youtube Meghan Tonjes intenta refutar la experiencia de otra persona que afirma haber sido obesa y que es mejor dejar de serlo, o más que refutarla, decir que son sentimientos normales si tienes sobrepeso y acto seguido seguir a otra cosa.  Meghan constantemente señala que ella diferencia entre sobrepeso y salud, dando a entender que no están relacionados y llegando a alegar que, en última instancia, todos tenemos que morir, por  tanto la obesidad  no hace diferencia. Hay que tener agallas.

Meghan tiene muy buenas intenciones y no pierde en ningún momento la  calma, pero uno no tiene razón por ello. Si ella supiera que critico su mentalidad posiblemente lo achacase a mi gordofobia y ese es otro de los errores de su mentalidad y de la mentalidad del movimiento bodypositive. Tampoco entiende por qué no opinamos igual  de una persona delgada que come hamburguesas, que  de una persona obesa que hace lo mismo, a sus ojos no hay motivo.  El vídeo tiene subtitulos al español y es perfecto para ejemplificar ésa distorsión de la realidad de la que hablo.

Basta preguntarle a una persona con sobrepeso si preferiría no tenerlo. No nos engañemos, la inmensa mayoría de militantes del bodypositive que padezcan sobrepeso grave cambiarían su filosofía por la salud y calidad de vida de la que no disfrutan. Creo que hay mucha gente hipócrita dando lecciones sobre moral y salud y en éste sector de las “luchas sociales” no iba a ser de otra forma.


¿Es posible auto-convencerse o convencer a los demás de que el sobrepeso es inofensivo?.

A mi modo de ver no,  ni uno ni otro. Con los datos en la mano no se puede. Cuando la población no pueda más, empezarán campañas mediáticas para vender rutinas adelgazantes , medicamentos y demás. Ajustes del mercado.

Uno  mismo puede jurar y  perjurar que le da igual, pero en el fondo no es así. En su cuero interno las habilidades físicas que se pierden y la mayor propensión  a ciertos males siempre atenaza la mente.  Por fuera puedes hacer propaganda, por dentro no.


Conclusión.

Asistimos a una  auténtica trivialización de la salud y del término discriminación, en pos de una vida sin críticas verbales, pero realmente cínica a cambio.

 

 

Anuncios

El antifascismo, ¿qué ha ido mal?.

 

El año 2018 ha sido testigo del  declive total de PODEMOS a escala nacional y en todos los ámbitos, una inexistente autocrítica y una cada vez menor intervención en los medios de comunicación hunden al partido. En Andalucía el PSOE sigue en  el gobierno, pero su corrupción, clientelismo y la total actitud  rentista de sus cuadros lo transforman en una organización contraproducente para  el desarrollo productivo de la comunidad autónoma. Éste y no otro es el escenario y trasfondo del ascenso de VOX, al cuál se le ha buscado la causa en toda clase  de motivos, pero nunca en el cansancio de la población.

Y por todo ello y mucho más, en el ocaso de su gloria, creen luchar contra Franco y sus tropas, véase el vídeo.

Quiero repasar en este post diversas interpretaciones y formas de antifascismo. Es una clase  de estudio que vale  la pena, expande ciertas expectativas y  elimina prejuicios.


El antifascismo liberal anglosajón.

Como aclaración. Usaré la interpretación habitual y clásica del término “liberal”, no la estadounidense. La interpretación universalmente aceptada de dicho término alude a una visión económica no intervencionista por parte del estado respecto de las empresas.

 

Antifascismo liberal, por ejemplo, podemos verlo en la permisividad del gobierno de los Estados Unidos ante la actividad de Henrry Ford; desde sus escritos (El Judío Internacional), hasta la posterior donación de capital a los nazis. A Ford  se le permitió seguir con su actividad y negocios, con su ideología y con todo lo que  ello implicara para el futuro de su nación y de Europa.

El antifascismo liberal estadounidense no se pronuncia demasiado al respecto de ésta figura, pues es un tema que de abordarse desmontaría parte de su mitología nacional y a eso voy.

Tras la II Guerra Mundial, Estados Unidos comienza  inmediatamente a sacarle  aún más rédito comercial a través del cine a dicho conflicto. Construirá a partir de entonces todo un relato sobre el fascismo,  en el que identificará sus propios valores nacionales, como totales opuestos de los fascistas alemanes e italianos, chovinismo a raudales. Así por ejemplo hay abundante cine bélico sobre el III Reich y se habla largo y tendido de su Mein Kampf o de la personalidad de Hitler, pero conocemos poco de sus mentores, hasta el punto de que se menciona como tal a Mussolini.

maxresdefault.jpg

Los Estados  Unidos producen también, junto con Gran Bretaña y la flagelada Alemania, toda clase de documentales de 40 a 50 min sobre la vida de Hitler, Benito o quien se quiera. No hay en ellos rastro de rigor  o análisis político, si acaso de lástima hacia los alemanes, por perder dos guerras y ser los malos en ambas. Es raro mencionar a los  Thule, es frecuente acusar a Hitler de resentido y  denostarlo más por su carácter que  por lo acientífico de sus ideas e inviable de sus proyectos. Apenas se menciona el lado más en tinieblas de Wiston Churchill etc… .

La mejor forma de comprender el antifascismo de documental y  película es viendo dichas producciones con un ojo ajeno a patrias y sentimientos políticos.


El antifascismo socialdemócrata alemán.

socialdemocratas-alemanes-1932.jpg

Contra Papen, Hitler y Thälmann. La transformación que presenta la socialdemocracia es como la de ninguna otra corriente. Pasa  de ser marxista a reformista, queriendo ser  durante el período de ascenso de Hitler, una alternativa a todas las demás corrientes alemanas pujantes de la época.

La Reichsbanner Schwarz-Rot-Gold era una de tantas milicias paramilitares que había en aquella época tan convulsa y  venía a combatir a monárquicos, nacionalsocialistas y comunistas; estaba formada por democratacristianos, liberales y socialdemócratas y serían éstos últimos quienes llevasen finalmente el peso de la organización.

Años antes,  en 1914, los socialdemócratas ya habían apoyado la guerra contra Rusia, éste hecho precisamente  había propiciado la aparición de los comunistas como fuerza independiente de la socialdemocracia. Ya por entonces la socialdemocracia alemana prefería la guerra contra los campesinos  y obreros rusos (el grueso de su ejército) que contra los oligarcas alemanes y ya de entonces venían sus diferencias con los comunistas.

Debido a que una guerra mundial deriva de la otra, es evidente que el antifascismo de los socialdemócratas alemanes era y es cuestionable. Las socialdemocracias modernas -también la moderna alemana- no son muy diferentes  en éstos aspectos de aquella socialdemocracia vieja;  cuando han sido necesarios apoyos a los ataques de la OTAN o de estados unidos, siempre han habido socialdemócratas en los parlamentos que han dado el sí.


La organización  Acción Antifascista original.

AA_Konferenz.jpg

La organización “Acción  Antifascista” la funda el KPD (Partido Comunista de Alemania), en los años veinte del siglo pasado.  En dicha organización terminan cooperando comunistas, socialdemócratas y particulares a título individual. Estaba formada por una red dispersa, pero  aún bajo la guía de los partidos políticos que componían la alianza.

La vieja organización podía emular más a los propios partisanos que a la versión moderna bajo el mismo nombre. Contaba con un apoyo popular desconocido en la actualidad y en  cierto sentido representaba la  voluntad de una parte de los alemanes por no rendirse.

El final de la guerra trajo consigo la desaparición de dicha  organización. La división de Alemania en 2 dejó en la parte Oriental a varios opciones legales: comunistas, socialdemócratas, liberales y demócratacristianos; todas las fuerzas  que alguna vez se opusieron al fascismo eran ahora permitidas bajo la hegemonía comunista.  La parte Occidental permitió también la creación  del Partido Comunista Alemán, teniendo en cuenta la época y el lugar quedó sometido a la hegemonía del bloque contrario, invirtiéndose la situación que se vivía en el este.

Tras la unificación cambiarían varias cosas en la sociedad alemana  y en general, en todo Occidente. Aquella  organización y  modelo de antifascismo ya no existe.


Las características de Acción Antifascista hoy día.

Antifa with Israel banner close up.png24862453_1352049838256679_6122906696402722686_n-640x400.jpg

Entonces y ahora la organización tiene algo en común (pese al tiempo, los cambios, las sub-facciones internas etc…) y es  que no hay en ella ningún plan. De hecho, hay abundantes contradicciones, incluso diferencias notorias entre las diversas versiones europeas y las estadounidenses. Basta ver la imagen, aquí en España, o en Francia   también (causa confusión el logo antifascista de Madrid en París) sería difícil ver a dicho grupo con banderas Israelitas como en la  imagen de la izquierda fotografiada en Alemania.

“Acción Antifascista” es solo un sello, un símbolo debajo del cuál actúan  comunistas, anarquistas, nacionalistas (mayoritariamente separatistas), ecologistas, feministas etc… . Semejante compendio de corrientes es  obvio que nunca podrá sobrepasar el ser una simple plataforma que organiza manifestaciones, distribuye propaganda, organiza proyecciones de documentales o películas, organiza partidos de  fútbol  y prepara conflictos callejeros. El considerar éstas  actividades como útiles para luchar contra el fascismo depende de cada cuál.

BaawqegIQAA5PDw.jpg

Si “Acción Antifascista”, en lugar de funcionar como un grupo paralelo a la población, preparase actividades en lugares con gran afluencia, aprovechase internet de forma inteligente, cambiase  su imagen, fuese una sola organización y actuase a una misma vez,  de acuerdo a un programa… podría, tal vez, barrer al fascismo de la  sociedad.


Conclusión.

Los distintos movimientos antifascistas surgen en realidades nacionales diferentes y en épocas  distintas, son perfectamente capaces de negarse o rechazarse entre sí y no tienen capacidad alguna de extinguir al fascismo y sus nuevos defensores.

En el antifascismo ha ido mal la falta de realismo, de estar con los pies en el suelo. No puede nadie tomarse en serio un movimiento que se divide entre productores  de cine cerradamente pro-Israel, intelectuales ajenos a la realidad y bandas callejeras de encapuchados.

 

La importancia de la banca y los trabajadores bancarios.

 

4829782.jpg

Las empresas productivas generan, a través de complejas redes de trabajo, todos los bienes de consumo  y producción necesarios para la población. Ésto convierte al grupo de empleados  de éste tipo de empresas en proletarios modernos; a excepción de las capas de la aristocracia  obrera, formadas por asalariados ricos, directivos , liberados sindicales etc… .

A su vez, los empleados de banca, que son asalariados de empresas que aparentemente no producen valores  de uso (obtención de materias; transformación de las mismas; transporte; comercio etc…) son necesarios para que el resto de asalariados puedan ser contratados. La importancia de la banca es tal que, siempre debe ser salvada, de lo contrario el sistema productivo de un país desaparece. Es un sector  de máxima importancia y  en cierto sentido los bancos han asumido la carga de contabilidad de toda la sociedad, siendo ésta una actividad productiva y necesaria, utilizada de mala manera por los banqueros actuales en  su propio beneficio.

A su vez, la clase social que controla el capital bancario es dueña de los medios de producción (hasta cierto punto) de las empresas no dedicadas al negocio bancario. La banca es el modelo de  empresa más fiable para su dueño, ya que siempre cuenta con el respaldo del estado, la dependencia  de las empresas y la  de las personas físicas.


Capital financiero.

monopolio.jpg

De acuerdo a la teoría leninista, el capital financiero surge de la fusión del bancario con el industrial, debido a que comienzan a necesitar las industrias mayores  préstamos.

Ciñéndonos a la realidad, el sistema financiero funciona como un mal necesario en el modo de producción capitalista. Mientras las relaciones de producción sean como lo son en la actualidad, debe mantenerse una reserva de capital ficticio.

El monopolio no obstante, nunca puede  ser  una fuerza revolucionaria, es por eso que  en la actualidad el capitalismo se  pone a sí mismo la zancadilla periódicamente:

La operación fundamental y primordial de los bancos consiste en servir de intermediarios para los pagos. En relación con ello, los bancos convierten el capital monetario inactivo en activo, esto es, que rinde beneficio; reúnen toda clase de ingresos metálicos y los ponen a disposición de la clase de los capitalistas. A medida que van desarrollándose los bancos y que va acentuándose su concentración en un número reducido de establecimientos, de modestos intermediarios que eran antes, se convierten en monopolistas omnipotentes que disponen de casi todo el capital monetario de todos los capitalistas y pequeños patronos, así como de la mayor parte de los medios de producción y de las fuentes de materias primas de uno o de varios países. Esta transformación de los numerosos y modestos intermediarios en un puñado de monopolistas constituye uno de los procesos fundamentales de la transformación del capitalismo en imperialismo capitalista, y por esto debemos detenernos, en primer término, en la concentración de los bancos.”  -Lenin

 

En El final de la prehistoria-Ensayos sobre la humanidad:

“[…]Un punto de inflexión en la economía ha sido el cambio de la banca, de reserva de capital normal, a la banca de préstamo especulativo o “reserva fraccionaria”. La legalización de éste hecho ha permitido el cambio de la definición de usura, de ser “préstamo con interés”, a “préstamo con demasiado interés”; como siempre, el contenido de la palabra demasiado lo fija la propia banca y sus alianzas con los estados, así por ejemplo, el derecho español establece unos parámetros dentro de los cuáles el préstamo con interés no es considerado usura –por tanto delito-.”

“Los banqueros de la banca de reserva fraccionaria se han especializado en encauzar las decisiones más importantes del mundo durante los últimos 200 años, además han creado las condiciones para que sean necesarios para el funcionamiento capitalista. Las deudas que los países, las personas físicas, las empresas… como resultado de una práctica legal, que es la de apropiarse de una parte demás del capital ajeno, en base solo al tiempo transcurrido, (algo especialmente grave cuando, como hemos visto, dicho dinero solo existe en una hoja de Excel) han alcanzado una forma de negocio completamente perjudicial. Un negocio rapaz y nocivo, se regulen o no las cifras de usura legales en uno u otro país. No vale de mucho pues, discutir sobre si al estar debajo de tal cifra ya deja de ser usura, pues eso sería como establecer unos límites legales al robo (dentro de los cuales no sería llamado robar), cuestión que siempre será penada, pues los ladrones tienen mucho menos peso social que los banqueros.”


Trabajador bancario.

Hay que entender entonces que los empleados bancarios, especialmente los de base y después los cuadros intermedios, no son sino peones en un juego de monopoly que compra el mundo a trozos. Debemos comprender las  actividades de éstos trabajadores y las de sus directivos, además de prestarles la atención que su lugar en la economía merece.

Aquellos empleados encargados de la compra-venta de  acciones, poseen un cierto control financiero que les saca por completo del rango de un trabajador corriente en ninguna empresa y les sitúa como aristócratas a sueldo. No se debe olvidar que la compra venta de acciones no deja de ser la compra-venta de las rentas  que produzca una empresa  y por tanto una forma de poseer parte de dicha  empresa y de apropiarse de parte de la plusvalía que ésta produzca. Un empleado con control financiero, muchas  veces los llamamos directivos, cobran plusvalía producida por otros  asalariados.

Así funciona la banca moderna a nivel de empleo, pero como cualquier otra empresa, no es la excepción. Un esquema típico; unos dueños, unos capataces (directivos), unos supervisores (cuadros) y unos trabajadores de base.


Conclusión.

Los empleados bancarios no deben ser vistos como enemigos; por contra, como lo que son, asalariados contables, de atención al cliente, de transcripción, de apertura y cierre de cuentas, trato con clientes, redacción de informes etc… de unas empresas cuya importancia es desorbitada. Deben formar parte de cualquier consideración  en un plan realista para reestructurar el modelo de negocio que utiliza la banca actualmente.

El avance técnico en el trabajo y los movimientos obreros

A lo largo de la historia de la lucha de clases, los trabajadores de distinto tipo y orden, han experimentado cambios debidos a la tecnología aplicada. La misma creación de la clase obrera moderna tiene su origen precisamente en la industrialización de formas de producción artesanales y manufactureras ya existentes. Es de prever que nuevos cambios en los medios de producción vuelvan a transformar a la clase trabajadora de alguna manera, si es que no lo han hecho ya.

C97gBzJXcAA2ZHD.jpg

Las impresoras 3D permiten a los delineantes industriales y mecánicos ver realizados sus diseños en CAD frente a sus ojos. Ésta revolución técnica es incluso superior a la experimentada por los torneros-fresadores al inventarse las CNC (máquinas de control numérico) que mediante comandos llevan el trabajo en diferentes superficies de forma automatizada. La simple implementación de la informática al dibujo ya creó el diseño asistido, convirtiendo el trabajo 100% manual del delineante en semi-automático, ahorrando tiempos de producción por plano de una forma increíble. Todas éstas innovaciones han ocurrido en un plazo de tiempo muy pequeño, menos del que se tardó en implementar la máquina de vapor, es un desarrollo exponencial.

Todos estos avances han facilitado el desarrollo industrial, el de la construcción y la obra civil, el de la robótica etc… y entre ellos, entre éstos sectores también se han apoyado mutuamente diseñando y construyendo hangares más rápido, equipándolos con herramientas semi-automáticas y en dichos hangares fabricando señales de tráfico, cables de puentes etc… y dichas conexiones facilitando el acceso y la comunicación, retroalimentando el proceso de nuevo. Un ciclo productivo que en unos países es más evidente y en otros menos, pero que en general mueve millones y genera una cantidad ingente de riqueza que termina llegando y beneficiando a toda la sociedad, pese a que rente mucho más a pequeñísimos sectores de la misma.

En los laboratorios y hospitales se implementan programas de clasificación y almacenamiento de medicamentos y muestras, ahorrando tiempo y asegurando mayor eficiencia. Juntando en un mismo ambiente a trabajadores de la informática y las telecomunicaciones con el personal sanitario y de laboratorio de siempre, lo que facilita la unión de sectores tradicionalmente separados.

En el control aéreo encontramos programas que asisten a los trabajadores de torre, de pista y de cabina. Las conexiones más rápidas del mundo están informatizadas y parcialmente automatizadas. Los propios aviones comerciales ya no son como hace 40 años a nivel técnico

En la propia obra de construcción, uno de los sectores cuyo tajo u obra in situ son típicamente más agotadores, encontramos operarios que manejan máquinas de transporte y derribo que requieren de estudio y entrenamiento. No se adapta al estereotipo elitista y snob del albañil que no sabe nada… nunca fue del todo cierto dicho estereotipo, pero ahora mismo cualquier licenciado podría ser el paleta de un oficial que maneja planos y escalas al mismo nivel que un delineante proyectista.

En los almacenes, los carretilleros cargan cantidades enormes de peso en sus carretillas elevadoras, ya no son solo mozos de almacén; además, ya hay drones que les sustituyen en algunas empresas más tecnificadas y grandes.

Existen supermercados experimentales sin personal de caja, sin empleados cobrando el producto. En la cultura japonesa, por el concepto de honor tradicional, siempre hubo puestos de verduras que no estaban atendidos, se confiaba en la buena voluntad del cliente de dejar el dinero en el recipiente de pago; cosas similares se han visto en muchas otras culturas. Pero ver ausencia de personal en un supermercado, en una ciudad moderna, por haber sido automatizado el proceso… es nuevo y para muchas personas es un punto de no retorno; mucha gente está dispuesta a aceptar la automatización allí donde sus ojos no llegan, están dispuestos a la pérdida de empleos en muchos sectores, pero no les gusta en la atención al público.

Al respecto de éstas últimas líneas hay que mencionar ciertos capítulos de la historia en los que se daba un proceso similar a éste. Porque es así, el movimiento obrero pasa por distintas etapas de experimentación hasta que llega al sindicato y después a la cooperativa.


Ludismo.

6a79f6a6ec836d154aab21c95228a6d7.jpg

El ludismo está considerado el primer movimiento obrero, aunque lo característico de él era que precisamente los luditas trataban de no convertirse en obreros. Éste movimiento es en gran medida británico y debe entenderse como una fase necesaria de aprendizaje que vivieron las clases populares, en especial artesanos y obreros. Durante éste período los artesanos presenciaron la expansión de la industria mecanizada y de la división de los oficios en tareas más pequeñas y concretas a lo largo de todo el proceso productivo.

Puede decirse que el ludismo es específicamente un movimiento del sector secundario, ya que cuando se implementa la maquinaria en el campo las estrategias adoptadas por los trabajadores, sus ideas y sus intenciones, habían cambiado radicalmente. También hay otro factor que hace del ludismo algo estrictamente perteneciente al sector secundario y es la debilidad del terciario y el éxodo rural del primario.

El ludismo, a diferencia de otros movimientos obreros, tiene un carácter reaccionario, ya que trata de mantener las condiciones de vida estancadas, a fin de no perder el negocio. La mentalidad ludita habría impedido (de salir victoriosa) a toda la sociedad de gozar de ciertos niveles mínimos de vida y habría dejado a la economía capitalista enfrascada en el artesanado como mínimo y en la manufactura como máximo; algo que acorde a la ideología marxista impediría la evolución a una sociedad sin clases tras un gran y continuado apogeo capitalista.

x zx.png

Debido a la automatización del trabajo los obreros (tanto si se identifican  a sí mismos de esa manera, como si no) están en disposición de perder su empleo y por tanto su fuente de vida. No es ya solo algo que afecte a la producción industrial en serie, pues existen autómatas para diversas áreas, incluso algunas consideradas imposibles desde la cerril concepción de que son “demasiado complejas para automatizarse”, como es el caso del cirujano. Flotando queda la eterna duda, ¿puede haber capitalistas si no hay asalariados?.


Cartismo.

2017122911242349490.jpg

El cartismo es la transformación del movimiento obrero aislado de la política profesional ,en un movimiento obrero profesional, es el precursor de los partidos socialistas y obreros por todo el mundo. Sus primeras aspiraciones eran elementales y muy básicas, pero querían que se aplicasen a escala nacional, lo que da idea de una conciencia de clase mucho mayor entre los trabajadores británicos que en  décadas anteriores y la correcta deducción de que no hay manera de conseguir ciertos cambios si no es obligando a que los implemente el estado.

El cartismo llevaba ya dentro de sí la idea de que la clase trabajadora debe tomar el poder político, lo cuál no es extraño, pues es un instinto natural entre las poblaciones que están sometidas a condiciones similares y que no son manipuladas mediáticamente a gran escala. Es decir, los trabajadores se reconocieron los unos en los otros y se aliaron para obtener mejoras que les beneficiasen como conjunto.

Aunque el cartismo no pasa de ser un experimento, es un experimento necesario, que da una lección enorme al movimiento obrero británico y por extensión a los demás.


Trade Unions.

rrrrrrrrrra.jpg

El sindicato como tal es una tercera fase necesaria en el desarrollo obrero y va bastante de la mano con el movimiento cooperativista (en el cuál los trabajadores juntaban ahorros para poner en marcha empresas societarias).

https://lacadenarota.wordpress.com/2018/09/29/cooperativistas-y-proletarios/

Los sindicatos se estructuran de una forma similar a la propia empresa, con una jerarquía y disciplina similares y llegaron a resultar un verdadero problema al principio para los burgueses. Si los artesanos se agrupaban en gremios para defender sus negocios y su trabajo, los trabajadores a sueldo lo hacen para defender sus salarios y unas jornadas mejores en unos negocios a menudo mucho mayores y que no son suyos, sobre los que no tienen control alguno y de los que no sacan un beneficio proporcional al patrón.

La respuesta al sindicalismo va desde la movilización del ejército o policía, hasta la creación de sindicatos falsos o amarillos, pasando por sindicatos verticales que obedezcan al propio gobierno de forma directa. La respuesta de la patronal (tanto privada como estatal) más eficiente que ha habido es la de subvencionar los sindicatos, creando trabajadores especializados en la defensa de derechos laborales; el grado máximo de éste desarrollo es el liberado sindical.


El movimiento obrero hoy.

En la actualidad el avance informático debería, en teoría, facilitar la tarea de organizar a los trabajadores, pero debido al mal uso que se le da a ésta herramienta ( de una magnitud que la  hubiera  soñado cualquier sindicalista de antaño) ésto no sucede. No es posible entender ésta disfuncionalidad sin repasar la historia del sindicalismo español, que, entre otras cosas, va de más a menos en actividad, seriedad y demandas.

El sindicalismo también encuentra otra barrera en la gran transformación de mentalidad que hay en los propios trabajadores, los cuáles no se identifican ni solidarizan fácilmente los unos con los otros. En ocasiones los trabajadores asocian los términos de forma extraña y rehúsan la palabra obrero o la palabra asalariado, en otras, rehúsan la palabra empleado y en otras la palabra trabajador… creyendo que al cambiar la palabra cambia la realidad económica y el puesto dentro del organigrama del estado o de la empresa.

Éste auto-engaño alcanza su cenit en la identificación con la “clase media”, por parte de los trabajadores que no están en la miseria, siendo cual sea su estatus, grado de tecnificación o situación concreta. Empleados que se llaman así mismos clase media, sin siquiera ser ejecutivos intermedios ni muchos menos directivos de una compañía. Éste auto-despiste no existe en los empleadores; un patrón, se llame así o no, sabe que por su situación tiene personal a su cargo y por más micro que sea su micro-empresa, mientras halla empleados, sabe quién es el dueño y quién el trabajador.

También es cierto que la acumulación de deuda ha permitido a varios países vivir como si la mitad de la población fuera dueña de negocios de éxito, cuando el único éxito de ese negocio es el de la propia banca. El golpe en muchos hogares ha sido duro, no solo por ser víctimas, sino por ignorar las leyes del modelo económico en el que viven y que son tan elementales como saber multiplicar, aunque no se impartan desde tan temprana edad.

A colación de todo lo antes dicho, los sindicatos tampoco realizan una labor a gran escala para informar a la población sobre cuestiones elementales de la economía. Cosa dolorosa , siendo que al informar por internet a 1.000 personas jóvenes, otras 5.000 (supongamos) de la misma y más edad quedan informadas sólo por conversaciones cotidianas. Como decía antes, es un medio de difusión que de tenerlo tan visto, no lo valoramos y hoy día sabemos que hay partidos que contratan a expertos en redes sociales sólo y en exclusiva para que administren sus perfiles públicos en internet. No hay excusa económica para que un sindicato subvencionado no haga esto de forma informativa  y propiamente sindical… .

Es el primer momento en la historia del movimiento obrero en que los trabajadores no se aprovechan del avance técnico que da la sociedad burguesa.


Conclusión.

El movimiento obrero ha ido evolucionando y adaptándose, hasta alcanzar la forma más operativa posible que es la del sindicato. No obstante y debido a las malas prácticas de ciertas centrales sindicales, al clientelismo y a la disminución de la conciencia de clase, o a la distracción de las preocupaciones… las luchas laborales son a día de hoy débiles, dispersas y no coordinadas. En unas circunstancias como éstas el retroceso es realmente muy sencillo y lo impide más el tejido legal y burocrático que han ido entramando diversos gobiernos y presiones sociales, que la propia oposición activa de los trabajadores a las reformas laborales.

 

 

¿Qué revolución va primero?

men-revolution1.jpg

” Sobre las políticas de identidad”: “Creo que el racismo y el sexismo serán más fáciles de solventar una vez se elimine el capitalismo”

” Mi respuesta”: “Ah vale.  Así que mi revolución debe siempre esperar a que la tuya suceda primero”

Lo primero y más importante.  El ejemplo de la viñeta anterior refleja  una mentalidad muy concreta, por la cual, una parte de las militantes feministas estarían renegando de la lucha de clases al considerar que les es ajena, que siempre ha tenido prioridad sobre otras, o que está poblada por  elementos revolucionarios para lo económico y reaccionarios en cuanto al género. Como siempre, cuando la izquierda abandona un hueco por considerarlo demasiado difícil, aparece otro que lo rellene  y pueden ser NAZBOLS(nacional-bolcheviques), fascistas, oportunistas de izquierda etc… . En este caso, entregar la lucha de clases es rendirse, en lenguaje bélico deponer las armas. Aprovecharé fragmentos de algo que ya  he escrito para ahorrar tiempo:

En El final de la prehistoria-Ensayos sobre la humanidad (primer documento extenso de LaCadenaRota):

“El capitalismo, con su desarrollo inmenso en las fuerzas productivas, con sus leyes contrarias o indiferentes al derecho nobiliario, adaptables a la democracia parlamentaria, a la libre asociación etc… lejos de ser un gran aliado del patriarcado, lo es tanto como del racismo o de la intolerancia religiosa… no lo es en absoluto. El racismo, sexismo, transfobia etc… son barreras atávicas que dificultan los negocios por cuestiones ajenas a la clase, se pierde potencial económico simplemente por segregaciones así. La clase capitalista de hecho, está tratando de deshacerse de estas ataduras desde hace décadas y así ha subvencionado a parte del feminismo burgués y así la depredación de la clase obrera poco a poco es interracial, multicultural y mixta, igual que dicha clase obrera lo fue siempre. Casos modelo de la progresiva destrucción de roles supuestamente patriarcales –recalco el supuesto– como en su momento el tabaco (asociado solo a hombres) y en recientes décadas la conducción, la depilación y un largo etc que pasa por la mayoría de oficios y roles culturales incluidos. La inmensa mayoría de cuestiones que son atacadas como pilares del patriarcado son, haciendo un símil con la construcción, tabiques interiores, pueden colocarse como se quiera y no alteran la estructura, es decir, muchos teóricos se equivocan.”

“La reincorporación de las mujeres al trabajo -un avance enorme para toda la clase trabajadora y para las mujeres en particular- no es de por sí una derrota del patriarcado, es de suponer por tanto, que tener más directivas, más ministras o más alcaldesas tampoco lo será; aunque podemos entender que haya personas para las que éstas conquistas figuren entre sus prioridades. Cabe preguntarse también, si las mujeres que trabajando fuera de casa lo hacen también en ella, piensan si las victorias de las pocas mujeres -aunque cada vez más habituales- que hay en la élite les sirven para algo, si romper los techos de cristal o nacer sobre dichos techos (caso de Sandra Ortega) les afecta en algo a su favor. Entre éstas cavilaciones siempre anda suelta la idea que los obreros han tenido más de una vez, pero al revés: “¿me beneficia en algo que haya más posibilidades de ascenso social ahora que en la época de mis abuelos?”. El hombre y la mujer trabajadores acaban compartiendo mentalidades similares porque la vida les lleva a ello, aunque no se plasmen siempre en una ideología concreta y coherente.”

“Durante un tiempo, no sé decir cuánto, seguirán habiendo atávicas e inútiles luchas de egos y de prepotencias dentro de los trabajadores y eso es un problema que no va a tener una solución fácil, pero que necesita ser solventado, tanto si las mujeres son el 48% de los asalariados, como sin son el 52% o el 30%… .La realidad es que la burguesía puede prescindir perfectamente del sexismo dentro de su clase, pero es seguro que mantener divisiones y enfrentamientos raciales, sexistas, homófobos etc… dentro de los trabajadores les resulta excelente. Creo que en estas líneas se resume casi todo mi pensamiento sobre este tema y es mi conclusión al respecto.”


Conclusión.

Que haya mujeres que no vean la lucha de la clase trabajadora como su lucha es síntoma de un atraso muy importante. No puede concebirse un mundo en el que la mujer es libre si la inmensa mayoría de mujeres siguen sometidas al capital. Debemos entender que las luchas feministas se basan muchas de ellas en facilitar el ascenso de clase, lo que se traduce en que haya mujeres de primera y de segunda, igual que el mundo de los hombres. Así mismo, los movimientos que lleven a la unificación de los trabajadores, con independencia de nación, religión, lengua, etnia, sexo, sexualidad etc… son aprovechables y necesarias para la clase trabajadora, si se utilizan de forma consciente y planificada por los propios trabajadores claro.

Entonces es evidente que, mientras una clase se llena de mujeres empoderadas y libres, otra sigue llena de mujeres que son contratadas por éstas. Los feminismos que no contemplen la lucha de clases como  eje tienen un claro objetivo y es seguir produciendo “sororidad”  entre ambos grupos de mujeres.

Cooperativistas y Proletarios

ingeniería 1.png

Carpeta de imágenes:   https://mega.nz/#F!zexmRIiY!ajMRyq_TppnLR_QyNyunRA

En las sociedades humanas las formas de organizar el trabajo no son infinitas. Existen grosso modo menos de una veintena, teniendo claro que de esas 20 la mayoría son combinaciones en distinto grado de las formas digamos “puras”. Algunas de esas formas puras son conocidas por todos: El trabajo individual (artesanos, auto-empleados, ciertos profesionales etc…), el social (empleados y cooperativistas o socios).

Dentro del trabajo individual y del social existen grados y reglamentaciones legales de acuerdo a la sociedad, por ejemplo: los gremios medievales agrupaban a maestros, oficiales y aprendices o solo a maestros (depende); la servidumbre o esclavitud como trabajos sociales legalmente prohibidos y proporcionalmente marginales en la actualidad; La colectividad agraria como forma semi-extinta y residual en los países avanzados etc… .

Entender las relaciones de producción que mantienen los grupos y las clases permite deducir en muchos casos su respuesta frente a ciertas crisis, las alianzas a las que tienden, sus ideas más genuinas (en los pequeños y medianos propietarios el libre mercado, en los monopolios/trust/oligopolios el control sobre todos los mercados etc…) y su respuesta ante otras clases y grupos. Es decir, si lo que se pretende es estudiar la sociedad de una forma correcta deben partirse de ciertas premisas tales como:

1- Las clases sociales existen y tienen en muchas ocasiones intereses incompatibles y necesidades complementarias.

2-Las clases superiores lo son de acuerdo a un ordenamiento legal, por tanto, los estados mantienen legislaciones y medidas que favorecen siempre más a las clases superiores.

3-La lucha de clases se manifiesta entre clases con un choque de interés, dentro de las propias clases las luchas son de competencia.

4-Las clases superiores consiguen reprimir y/o engañar a las inferiores en muchas ocasiones. Pueden permitirse eliminar a ciertos porcentajes de dichas clases como represalia o medida de orden, pero eliminarlas por completo las llevaría a su fin o al menos a un empobrecimiento considerable.


La aparición del movimiento cooperativista.

https://www.marxists.org/espanol/m-e/1860s/1864fait.htm

“Sin embargo, este período transcurrido desde las revoluciones de 1848 ha tenido también sus compensaciones. No indicaremos aquí más que dos hechos importantes.

Después de una lucha de treinta años, sostenida con una tenacidad admirable, la clase obrera inglesa, aprovechándose de una disidencia momentánea entre los señores de la tierra y los señores del dinero, consiguió arrancar la ley de la jornada de diez horas. Las inmensas ventajas físicas, morales e intelectuales que esta ley proporcionó a los obreros fabriles, señaladas en las memorias semestrales de los inspectores del trabajo, son ahora reconocidas en todas partes. […]

Pero estaba reservado a la Economía política del trabajo el alcanzar un triunfo más completo todavía sobre la Economía política de la propiedad. Nos referimos al movimiento cooperativo, y, sobre todo, a las fábricas cooperativas creadas, sin apoyo alguno, por la iniciativa de algunas «manos» («hands») audaces. Es imposible exagerar la importancia de estos grandes experimentos sociales que han mostrado con hechos, no con simples argumentos, que la producción en gran escala y al nivel de las exigencias de la ciencia moderna, puede prescindir de la clase de los patronos, que utiliza el trabajo de la clase de las «manos»; han mostrado también que no es necesario a la producción que los instrumentos de trabajo estén monopolizados como instrumentos de dominación y de explotación contra el trabajador mismo; y han mostrado, por fin, que lo mismo que el trabajo esclavo, lo mismo que el trabajo siervo, el trabajo asalariado no es sino una forma transitoria inferior, destinada a desaparecer ante el trabajo asociado que cumple su tarea con gusto, entusiasmo y alegría. Roberto Owen fue quien sembró en Inglaterra las semillas del sistema cooperativo; los experimentos realizados por los obreros en el continente no fueron de hecho más que las consecuencias prácticas de las teorías, no descubiertas, sino proclamadas en voz alta en 1848.

Al mismo tiempo, la experiencia del período comprendido entre 1848 y 1864 ha probado hasta la evidencia que, por excelente que sea en principio, por útil que se muestre en la práctica, el trabajo cooperativo, limitado estrechamente a los esfuerzos accidentales y particulares de los obreros, no podrá detener jamás el crecimiento en progresión geométrica del monopolio, ni emancipar a las masas, ni aliviar siquiera un poco la carga de sus miserias. […]

Para emancipar a las masas trabajadoras, la cooperación debe alcanzar un desarrollo nacional y, por consecuencia, ser fomentada por medios nacionales. Pero los señores de la tierra y los señores del capital se valdrán siempre de sus privilegios políticos para defender y perpetuar sus monopolios económicos. Muy lejos de contribuir a la emancipación del trabajo, continuarán oponiéndole todos los obstáculos posibles. Recuérdense las burlas con que lord Palmerston trató de silenciar en la última sesión del parlamento a los defensores del proyecto de ley sobre los derechos de los colonos irlandeses. «¡La Cámara de los Comunes —exclamó— es una Cámara de propietarios territoriales!».

La conquista del poder político ha venido a ser, por lo tanto, el gran deber de la clase obrera. Así parece haberlo comprendido ésta, pues en Inglaterra, en Alemania, en Italia y en Francia, se han visto renacer simultáneamente estas aspiraciones y se han hecho esfuerzos simultáneos para reorganizar políticamente el partido de los obreros.”

ait1_geneve_1866.jpg

En el manifiesto inaugural de la AIT, en 1864, se dejan ya claros los puntos más relevantes y entre ellos está el que para lograr la evolución en el sistema económico, la lucha proletaria y cooperativista debe ser a escala nacional y no como empresas aisladas; la misma receta socialista de siempre, unidad de trabajadores.

Lenin llegaría a las mismas conclusiones tiempo después.

https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/oe3/lenin-obras-3-3.pdf

En la página 414 numerada y 418 a 433 del PDF está el escrito “sobre la cooperación” de Lenin, en él:

“En los sueños de los viejos cooperativistas hay muchas fantasías; tantas que a menudo resultan cómicos. ¿En qué consiste esa fantasía?. En que la gente no comprende la importancia fundamental, esencial, de la lucha política de la clase obrera por terminar con el dominio de los explotadores. Nosotros los hemos derrocado, y mucho de lo que parecía fantástico, incluso romántico y hasta trivial en los sueños de los viejos cooperativistas, se convierte en la realidad más evidente. En efecto, dado que la clase obrera es dueña del poder estatal, y que a ésta le pertenecen todos los medios de producción, sólo nos resta organizar a la población en cooperativas. La más elevada organización de los trabajadores en cooperativas permite que el socialismo que antes despertaba justificadas burlas, sonrisas y actitudes desdeñosas por parte de quienes estaban convencidos, y con razón, de la necesidad de la lucha de clases por el poder político, etc, logre por sí mismo su objetivo.”

“[…]En efecto todos los grandes medios de producción en poder el Estado, y este poder en manos del proletariado, la alianza de éste con millones y millones de pequeños y muy pequeños campesinos, la garantía de que la dirección de estos últimos la ejerce el proletariado, etc.., ¿no representa acaso todo lo necesario para edificar la sociedad socialista completa partiendo del cooperativismo, sólo por medio de él, de ese cooperativismo al que antes tratábamos de mercantilista y que ahora bajo la NEP, merece también en cierto modo el mismo trato? Eso no es todavía la edificación de la sociedad socialista, pero sí todo lo imprescindible y suficiente para construirla.”

“[…]Se debe conceder a las cooperativas recursos del Estado, superiores aunque sea en pequeña medida a los que se otorgan a las empresas privadas, elevándolos incluso hasta el nivel de los que se destinan a la industria pesada, etc.

Todo régimen social necesita, para surgir, del apoyo financiero de una clase determinada. Huelga recordar los centenares de millones de rublos que contó el nacimiento del capitalismo “libre”. Ahora debemos comprender, para obrar en consecuencia, que el régimen social al que hoy debemos prestar un apoyo extraordinario es al régimen cooperativo. Pero hay que apoyarlo en el verdadero sentido de la palabra, es decir, que no basta con una ayuda similar a la que se presta a cualquier intercambio de tipo cooperativo, sino que se trata de fortalecer un intercambio basado en el cooperativismo, en el cual deben participar en forma efectiva las auténticas masas de la población. […].”

Vladimir-Lenin.jpg

Lenin reconoce varios hechos importantes:

1-La URSS no es socialista y en todo caso dicho socialismo necesita de extender la cooperativa a escala nacional, generando la contradicción tan perseguida de un estado que cimienta su propio fin, dándole a los trabajadores mejores medios de producción adecuados y un mercado en el que crecer hasta generar la riqueza necesaria.

2-La aplicación práctica de la ideología comunista científica (que nace como teoría dentro de la esfera burguesa), encuentra su aplicación en la cooperativa (medida práctica ideada y extendida por el proletariado que desea dejar de serlo a toda costa). Es imprescindible recordar que ambos movimientos surgen en un lapso muy próximo de tiempo; una vez más fruto de la época y circunstancias.

3-Los profesionales de la revolución que anidan en el PCUS son, en su mayoría, incapaces de entender la importancia de los dos anteriores puntos que he mencionado y que se deducen de los escritos del fundador y líder bolchevique. Tal vez y en el fondo, una parte del partido no desease el cambio de sistema, superar el modo de producción, ya que ello implicaría perder su posición… no pudiendo demostrarlo valoro esa hipótesis como la de que simplemente eran más incompetentes que Lenin.


Koljós y proletarios.

workerkolkhozwoman-520x693.jpg

La estatua obrero y koljosiana representa más que al trabajador de la ciudad y al del campo, o a el hombre y la mujer; representa -y no se suele tener en cuenta- a dos clases trabajadoras diferentes y muy importantes para la URSS. En el campo los koljós no existieron siempre y hubo otras formas de campesinado que no fueron elegidas para la obra artística, sirva de indicio.

La visión soviética sobre el trabajo puramente soviético en el agro era la siguiente:

https://es.scribd.com/document/56959784/El-koljos-gigante-de-Cherbani

En la Rusia zarista las mejores tierras cultivables pertenecían a los grandes latifundistas,a los miembros de la familia real, a los especuladores, quienes nunca las habían trabajado. Ellos poseían en total 150 millones de hectáreas. Por otra parte, los agricultores ricos, los kulaks, eran dueños de 80 millones de hectáreas, que correspondían a la sexta parte de la superficie de todas las propiedades agrícolas. Los 135 millones de hectáreas restantes se repartían entre más de 20 millones de familias de pequeños campesinos. Por regla general, el producto de la pequeña propiedad agraria no alcanzaba para el sustento de la familia campesina. En los años de cosecha normal, al campesino ruso no le alcanzaban sus reservas de trigo hasta la próxima recolección. Millones de personas padecían hambre mientras los kulaks y los señores feudales vendían el trigo al extranjero. Rusia era por entonces un importante exportador de cereales. Después de 1917 el Decreto sobre la Tierra dictado por el naciente Estado soviético abolió el derecho de propiedad privada sobre el suelo, confiscando todas las propiedades del zar y de los latifundistas. Se reconoció a todos los ciudadanos que quisieran labrar la tierra el derecho a cultivarla por sí mismos, suprimiéndose la explotación del trabajo asalariado”

En 1924 se fundó en Cherbani el primer koljós. Sólo 11 de las 300 familias de campesinos pobres resolvieron ingresar en él. El poder popular les entregaba créditos,semillas, equipos y maquinaria agrícola. Fue preciso que transcurrieran cinco años para que la gran mayoría de los campesinos superaran sus prejuicios frente al trabajo cooperativo. En 1929, los campesinos pobres y medianos organizaron en Cherbani seis koljoses, cada uno de los cuales poseía como promedio 1.500 hectáreas de tierra. Un o más tarde los koljosianos vendían al Estado 14,7 toneladas de trigo, lo que constituye un gran éxito.”

En la URSS el trabajo soviético en factorías y oficinas desapareció aún en vida de Lenin, fue eliminado como se explica en “La revolución rusa, de Lenin a Stalin 1917-1929” por la baja productividad del método, ya que los obreros de cuellos azul, blanco e intermedios (nunca me convenció ésta clasificación) podían despedir a sus superiores y nombrarlos. Obviamente en un sistema con democracia laboral las exigencias de aumento de la productividad se responden con el despido del elemento más inútil y molesto de la cadena, el supervisor jefe, del cuál salen más órdenes que supervisión como tal. De éstos experimentos no se obtuvieron niveles de producción adecuados, algo que en el campo pudo solventarse de otras maneras:

En la URSS el 60% de las tierras cultivables y el 58% de las siembras se encuentran en zonas secas o semisecas; el 40% de los cultivos reciben menos de 400 mm de agua del luvia por año. Sólo el 1, 1 % de las tierras destinadas a la agricultura se encuentran en zonas óptimas para el cultivo. La familia koljosiana tiene derecho al goce de una parcela agrícola de 0,5 hectáreas, cuya explotación le proporciona un ingreso complementario. Gracias a la explotación de sus parcelas las 581 familias de Cherbani suplen sus necesidades de legumbres, hortalizas, patatas y frutas y obtienen además un excedente que pueden vender en el mercado koljosiano. Como un modo de estimular a los koljosianos a que críen animales en sus parcelas, elkoljós les vende pollos, cerdos y terneros a precios cercanos al de costo. Al mismo tiempo les abastece de forraje y les procura asistencia veterinaria y zootécnica.”

Las inclemencias del tiempo, la dureza del campo y la presión por un buen trabajo quedaban relativamente recompensadas con unas relaciones de producción en las que, aún habiendo impuestos, no había en cambio trabajo asalariado. Los colectivistas agrarios podían además vender ciertas cantidades de su producción, lo que generaba más incentivos en una economía eminentemente capitalista como lo fue la soviética durante toda su historia.

A día de hoy existen “marxistas leninistas” que ven con malos ojos a Yugoslavia y la critican por establecer gran número de cooperativas dentro de una economía de capitalismo de estado. Cabe preguntarse si hubiese sido mejor que dichos trabajos los realizasen obreros, pues de esa manera la explotación de éstos sería mayor y su autonomía menor, algo que sin duda es más coherente con el marxismo que promocionar el trabajo cooperativo; a fin de cuentas, también hay comunistas que defienden el nacionalismo, ya que “sin naciones no habría internacionalismo”… . En cualquier caso, la creación de los koljós es ordenamiento propio de Lenin, por lo que su postura acerca del trabajo colectivo queda respondida.


El revisionismo de Kevin B.Anderson acerca del trabajo comunal pre-capitalista.

220px-Anderson-occupy-la-2011.jpg

https://marxismocritico.files.wordpress.com/2014/02/los-escritos-tardc3ados-de-marx-sobre-rusia-reexaminados.pdf

“Este año celebramos el 125 aniversario del prefacio al Manifiesto Comunista de Marx de 1882, de autoría compartida con Engels, en el que expone una vía alternativa hacia el comunismo para Rusia, basada en las aldeas agrícolas comunales rusas y diferente de la sugerida en El Capital Vol. I para Europa occidental. Este prefacio de 1882 es el punto culminante de los escritos tardíos de Marx sobre Rusia, textos que todavía no han sido asimilados en el marco de trabajo del marxismo, tal y como lo desarrollaron los marxistas después de Marx”

Este es el prefacio de 1882:

http://www.marx2mao.com/M2M(SP)/M&E(SP)/CM47s.html#pref1882

” La única respuesta que se puede dar hoy a esta cuestión es la siguiente: si la revolución rusa da la señal para una revolución proletaria en Occidente, de modo que ambas se completen, la actual propiedad común de la tierra en Rusia podrá servir de punto de partida a una evolución comunista.”

Esto quiere decir que de haber una revolución en los países avanzados, se puede tomar ejemplo de la propiedad común de la tierra, al menos para aquellos occidentales que vivan en el campo. No se dice ninguna bobada la verdad, se sigue la línea marxista de sustituir la propiedad privada de la tierra y otros medios de producción por propiedad colectiva de aquellos quienes la trabajan. No se está diciendo que los rusos, desde sus granjas cuasi-neolíticas libres (mucho menos desde aquellas que son semi-feudales) fuesen a saltar al comunismo; de hecho una idea así demuestra una total falta de lógica, ya que con tal criterio una comunidad agro-ganadera africana sería más revolucionaria que ningún otro modelo.

La cruel realidad es que Kevin B.Anderson es un reinterpretador poco hábil, ¿por qué?:

La concepción materialista de la historia parte de la tesis de que la producción, y tras ella el cambio de sus productos, es la base de todo orden social; de que en todas las sociedades que desfilan por la historia, la distribución de los productos, y junto a ella la división social de los hombres en clases o estamentos, es determinada por lo que la sociedad produce y cómo lo produce y por el modo de cambiar sus productos. Según eso, las últimas causas de todos los cambios sociales y de todas las revoluciones políticas no deben buscarse en las cabezas de los hombres ni en la idea que ellos se forjen de la verdad eterna ni de la eterna justicia, sino en las transformaciones operadas en el modo de producción y de cambio; han de buscarse no en la filosofía, sino en la economía de la época de que se trata”.-Engels

Es decir, en la sociedad neolítica recién sedentarizada la propiedad agrícola y ganadera era común y no es hasta la formación de ciudades y jefaturas que comienza a crearse el parcelamiento de la propiedad de forma seria y reglamentada. En dichas comunidades el trueque es la manera de comercio antes de la aparición del dinero y la producción es tan baja, los vínculos familiares y gregarios tan altos, que podemos considerar igualitaria a esta fase de escasez productiva por carecer de clases sociales; ello no implica en absoluto que sea revolucionaria, sino más bien un intermedio entre la sociedad primitiva y la de clases.

Lenin4.jpg

El resto del ensayo de Kevin B.Anderson es un intento constante por retorcer los documentos originales escritos por Marx y Engels a partir de fragmentos de dichos escritos y sobre todo, basándose en opiniones vertidas sobre ellos perpetradas por otros opinólogos de su misma índole. La realidad es que Marx y Engels desarrollaron más que una filosofía sobre la que opinar, hicieron avanzar en ciertos aspectos la ciencia económica (hoy convertida en filosofía  en las universidades) y la ciencia histórica (hoy asumidos sus métodos de análisis por antropólogos y muchos historiadores). Afortunadamente gracias a internet pueden consultarse en un momento las obras originales y compararlas con las tomaduras de pelo presentadas por ciertos académicos de corte posmoderna.

“Marx da otro ejemplo de una vía alternativa de desarrollo que no acabe en el capitalismo, la de la antigua Roma: “En diferentes puntos de El Capital, he hecho alusiones al destino que acaeció a los plebeyos de la antigua Roma. Ellos eran originalmente campesinos libres, cada uno arando su propio trozo de tierra para sí mismo. En el curso de la historia romana fueron expropiados…¿Qué ocurrió?. Los proletarios romanos se convirtieron, no en trabajadores asalariados, sino en una muchedumbre de parados más abyectos que los llamados blancos pobres del sur de los Estados Unidos; y lo que se desarrolló a su lado no fue un modo de producción capitalista, sino un modo esclavista de producción”.”

Dentro de lo que es la idiosincrasia romana lo natural es que a la expropiación de los pequeños propietarios no le siga la creación de grandes masas obreras, principalmente por la existencia de una clase trabajadora aún más miserable; la de los esclavos. La esclavitud no es un invento romano, pero varias polis griegas y los propios romanos llevaron la esclavitud hasta el punto de esclavismo, vamos, lo convirtieron en su modo de producción. Primero hay que pensar en algo, ¿qué patronos había en la antigua Roma para generar amplios grupos de proletarii?, la respuesta es ninguno, los amos de la sociedad romana no se comportaban como empresarios, por tanto no iban a generar una clase contraria (la proletaria) en gran cantidad. Perfectamente podemos poner el ejemplo de Egipto, en el que los campesinos son expropiados por el estado central de los faraones, formando el modo de producción asiático, que no deja de ser un feudalismo de escala nacional digamos.

Marx lo que trata de explicar -pese a la incompetencia de los sociólogos y académicos profesionales-, es que la expropiación de la pequeña propiedad no lleva a la creación de una clase obrera necesariamente, que eso depende además de otros factores. Marx por supuesto que no es lineal en su pensamiento a partir de cierta edad, es científico. ¿Por qué afirmar que el destino propio de todas las sociedades es avanzar hacia el capitalismo, estando (sobre todo en el S.XIX) el mundo lleno de comunidades tribales en Asia y África?. Es evidente que hay grupos humanos enteros que, por su propia mano, no hubiesen necesitado/podido avanzar a otras formas de sociedad y tal vez Rusia hubiese sido una de ellas, o no, por eso no afirma nada al respecto.

Lo que ya es un hecho científcamente constatable es que el capitalismo se ha implantado no solo en Rusia, está en la mayoría del globo -de hecho- en su fase de monopolio. Al ser un momento y situación diferentes a las que describía Marx, algunas de sus obras que son más enfocadas a la política acogida a la época y menos al estudio científico no tienen ya demasiado sentido igualmente y tratar de revisar el marxismo a través de ellas es pérdida de tiempo y demostración de malicia.


Conclusión.

La base de la superación de la relación patrón-empleado se encuentra en el trabajo cooperativo.

 

 

“España es un país con rasgos feudales”

“España es aún un país con rasgos feudales, por ejemplo en su corona, la cuál es además restaurada por el propio dictador, haciendo de ella una prueba más del carácter atrasado del país.”

“En España (si es que tal cosa existe) no hay características ningunas de revolución burguesa, por tanto muchos de los atavismos previos a la ilustración aún perviven en ella.”

“España no es un estado nacional como tal, ya que sus diversas regiones guardan identidades nacionales diferentes.”

“El fascismo español es evidente en sus instituciones”

Respondiendo globalmente a todas éstas ideas:

UK02reino-unido-bandera-de-reino-unido-i2.jpg

Es en el Reino de Gran Bretaña -el estado monárquico en el que inicia como tal la revolución industrial-  donde comienza la propia revolución capitalista, en la que se pasa de un producción manual lenta a una producción masiva de mercancías, demostrando de una vez y para siempre que puede darse el desarrollo capitalista bajo diversos gobiernos y jefaturas de estado. Sus equivalentes modernos son Reino Unido e Irlanda del Norte, pues el Reino de Gran Bretaña es otra fase más del desarrollo de un estado (como ocurre en todos los demás países).

Si uno repasa la historia de Gran Bretaña verá que no es igual que la de Francia. En Gran Bretaña se evitó la revolución burguesa con la creación de la cámara de los comunes, lo que permitió a la burguesía actuar en el estado al mismo nivel que la nobleza. El método Británico es hasta cierto punto más sofisticado que el francés, ya que consigue mantener el sometimiento de las clases inferiores en base a un principio tan sencillo como que la burguesía y las casas nobles existen con el mismo fin y los mismos propósitos. Salvando distancias y períodos, en España la nobleza acepta también a la burguesía (de otra manera) y también traman amistad y también terminan habiendo burgueses con títulos y nobles con negocios burgueses.

“[…]El desarrollo del capitalismo prosigue y proseguirá, de uno u otro modo, tanto en un Estado heterogéneo unido como en Estados nacionales separados. En todo caso, el obrero asalariado seguirá siendo objeto de explotación, y para luchar con éxito contra ella se exige que el proletariado sea independiente del nacionalismo, que los proletarios mantengan una posición de completa neutralidad, por así decir, en la lucha de la burguesía de la diversas naciones por la supremacía.”- Lenin

9482152299931075.jpg

En España las relaciones de producción son capitalistas, esto es un perogrullo que algunas personas no entienden cuando ven rastros feudales en el país[sic]. Las personas que ostentan títulos a día de hoy (que no sean hidalgos -por tanto inútiles-) son o bien latifundistas sin siervos o bien empresarios modernos; no hay rastro de relaciones feudales, precisamente hay un éxodo del campo que ha dejado a la España rural en gran medida muerta. La crisis económica que padece el país desde 2008 se basa en un círculo viciosos en el que hay poco y mal pagado empleo y por tanto insuficiente consumo para potenciar una tercializada economía (rasgo del capitalismo muy desarrollado por cierto). Hay que preguntarles respetuosamente a las personas que ven rastros feudales en España, si dichos rasgos afectan siquiera a un 2% de la población.

Por otro lado, asegurar que la figura del rey es feudal tampoco tiene gran sentido. Han habido reyes en todos los modos de producción (a excepción del primitivo) porque la jefatura monárquica es una de las más estables, especialmente la hereditaria (aunque hemos tenido la figura del papa de Roma por 2000 años). En España de hecho se llega al estado moderno antes que en otros países europeos -entiéndase por estado moderno aquél en el que el rey ha concentrado el poder territorial, militar y económico que antes ostentaba el  conjunto de señores feudales-. En todo caso la monarquía española sería un signo de la concentración del poder en una sola familia, avanzando ya lo que sería el absolutismo, algo que con el parlamento deja al monarca en la situación en la que está a día de hoy.

En cuanto a identidad nacional hay poco que discutir en este tema, ya que sabemos que el capitalismo existe tanto dentro de imperios y coronas como de estados nacionales independientes. Discutir sobre el carácter plurinacional o no, democrático o no, de España, no entra en lo necesario en este tema siquiera.

Hay también quienes opinan que España no es feudal o que presenta rastros feudales, sino fascista o con rasgos fascistas. Para tal afirmación se acogen a la represión de ciertas muestras y manifestaciones políticas, o en la pervivencia de instituciones que se remontan al Franquismo; no ven o no quieren ver que con esa misma lógica podríamos considerarnos esclavistas, ya que usamos leyes basadas en el código romano. Hay personas para las que la historia se divide en compartimentos estancos y lo que escape de dicho compartimento ha de ser la demostración de que se sigue en dicho lugar, en dicho compartimento, no importando todos los demás detalles mayores o menores.


Conclusión.

Se debe entender a los países de acuerdo a criterios objetivos, medibles y cuantificables, es decir, debe poderse abordar científicamente cualquier asunto histórico, económico, social y político; de lo contrario, no tiene mayor sentido hablar sobre él, ya que cada cuál lo vería filosóficamente como quisiese.